Alopecias que dejan cicatrices

0
0
62
Alopecias que dejan cicatrices

Las alopecias cicatrizales son un grupo de alopecias que causan verdadera frustración en los tratamientos médicos, ya que a pesar de todos los intentos por recuperar la función del folículo piloso, nada se  puede hacer si el  folículo se ha destruido.

La clave para el diagnóstico histopatológico está en la pérdida del ostium folicular y la destrucción del folículo.

Se consideran Primarias: Cuando el folículo piloso es el objeto del ataque patológico. Tal es el caso del Lupus  discoide en cuero cabelludo. O Secundarias: Cuando la destrucción pilosa se produce por una enfermedad no pilosa, indirectamente, como en el caso de una quemadura.

Existen varias clasificaciones en base a la edad, rasgos clínicos, pero la más aceptada en los últimos tiempos es la que propone la North American Hair  Reserch Society, cuya categorización se basa en el tipo principal de célula inflamatoria en la etapa activa de la afección. Así existen:

  • Linfocíticas
  • Neutrófilas
  • Mixtas

En las linfocíticas, se citan : el Lupus eritematoso cutáneo crónico, el liquen plano pilaris, La pseudopelada de Brocq y la alopecia mucinosa.

En las neutrofílicas: la foliculitis decalvante y la perifoliculitis captis abscedens et sulfodiens.

Y en las mixtas: la foliculitis acné queloide y la foliculitis acné necrótica.

En el Lupus eritematoso discoide, cuando existen manifestaciones clínicas de la enfermedad, casi siempre toma el cuero cabelludo, pero el diagnóstico se hace difícil cuando la enfermedad toma el cuero cabelludo, sin síntomas clínicos ni serológicos, ya que las lesiones, pueden confundirse con psoriasis o una tiña. Se presenta con eritema, escama, hipo o hiperpigmentación y tapones foliculares, que con el tiempo, se transforma en una placa que por lo general se ubica en la zona central de la cabeza,, atrófica en el centro y elevada en los bordes. Se presenta más frecuentemente en mujeres que en hombres, sin predilección por raza. La causa y patogenia es desconocida, pero está muy relacionada con  la exposición a la radiación ultravioleta.

En el liquen rojo plano: También puede tomar piel y mucosas formando un síndrome de Graham Little; o presentarse únicamente en el cuero cabelludo con hiperqueratosis, prurito, color rojo violáceo del cuero cabelludo y dolor; existiendo una variante, la fibrosante frontal, que se acompaña de una recesión de la línea del pelo frontotemporal y pérdida de cejas.

La Pseudopelada de Brocq: Es una alopecia cicatrizal que se inicia a modo de elementos alopécicos independientes, piel lisa, blanquecina de formas irregulares sin hiperqueratosis o inflamación perifolicular Comienza con un aspecto apolillado con coalescencia final hasta organizar placas mayores. La escuela francesa, la consideraba una etapa final del liquen plano folicular, sin embargo la escuela americana, la ubica como una entidad independiente separándose del liquen y del lupus.

La alopecia mucinosa: Se manifiesta como placas eritematosas o maculosas sin pelo en cuero cabelludo u otras partes del cuerpo. En edades juveniles, suelen tener aspecto  de eccematide, pero en adultos se ve asociada a un linfoma de células T en especial, la micosis fungoide.

En el caso de la foliculitis decalvante y la disecante como expresiones de alopecias cicatriciales neutrofílicas, se presentan pústulas, costras, descamación en la foliculitis decalvante, a los que se suman, nódulos inflamatorios profundos  que progresan coalescentes con fístulas y exudados purulentos en la foliculitis disecante. Originados por procesos inmunológicos que se complican con infecciones de estafilococo aureus.

En las alopecias mixtas,  se nombran a las foliculitis queloidea ( donde se presentan todas las manifestaciones del acné en cuero cabelludo, tales como pápulas, pústulas nódulos inflamatorios que evolucionan hacia la cronicidad, dejando cicatrices queloides) y la perifoliculitis de la barba, es una variante de la anterior, que se da, con el rasurado de pelos curvos, más comúnmente en la raza negra, los pelos se retraen y crecen paralelamente a la superficie de la piel, atravesando la pared folicular.

El diagnóstico de estas alopecias lo da el estudio histopatológico a través de la biopsia de las lesiones.

El tratamiento: Es desalentador, aunque se puede intentar, con corticoides, triamcinolona intralesional, ciclosporinas, retinoides y  derivados de las tetraciclinas en los casos de foliculitis.

Autor
Mabel Amen
Cargue Artículos Más Relacionados
Cargue Más Por Mabel Amen
Cargue Más En Medicina

Deja un comentario

Mira además

La cura para muchas enfermedades podría encontrarse en el propio organismo

Así como cuando alguien sufre  una decepción, debe reinventarse y volver a empezar, tambié…